Los osos cavernarios

Mítin de la Liga Norte italiana. Fuente: El País

Ocultos en las cuevas, los osos cavernarios pasaban los largos inviernos del Pleistoceno hibernando. Pese a ello, tarde o temprano siempre despertaban y salían a hacer lo que mejor sabían hacer: cazar. Por lo visto la extrema derecha también ha despertado de su letargo y ha tardado bien poco a posicionarse tras las matanzas de Oslo y Utoya.

La masacre perpetrada por Anders Breivik ha conmocionado a medio mundo. Tanto la izquierda como la derecha no han tardado en enviar sus condolencias y pésames a la población de Noruega pero olvidamos algo muy importante y que apenas ha salido en los medios: ¿Dónde están los que defienden las tesis de Breivik? ¿Se desmarcan de sus actos o los reafirman?

En Francia, el recalcitrante y ultraderechista Frente Nacional de Marine Le Pen se ha desmarcado de los actos de Breivik y su propia líder del partido ha condenado los atentados y los ha tachado de “brutales y cobardes”. En cambio, un miembro de este mismo partido llamado Jacques Coutela ha sido cesado por considerar en su blog que el asesino de Noruega era “un resistente”, “un icono” y “el primer defensor de Occidente”.

La Lega Nord, partido regionalista y radical italiano y socio de gobierno del Primer Ministro Silvio Berlusconi, se ha visto obligada a cesar a dos de sus miembros por su apoyo público a Breivik. Tanto Mario Borghezio, eurodiputado, como Francesco Speroni, exministro, se han visto salpicados en una gran polémica por sus palabras.

En Austria y Escocia, dos políticos del FPÖ y del British Defence League respectivamente salieron en defensa de Breivik y el primero ya ha sido cesado mientras que el segundo ha recibido durísimas criticas por parte de toda la sociedad británica.

Y es que gracia a tan deleznables hechos la derecha populista que tantos éxitos había cosechado (véase “Viaje en el tiempo“) se ve obligada a quitarse la máscara y a mostrarse al mundo entero cómo es en realidad y cómo permite infiltrados de los sectores más radicales que apoyan incluso las matanzas más viles y condenables desde el 11S o el 11M en sus filas. Además, el hecho de que sus líderes se desmarquen de los actos de Breivik pese a defender sus mismas ideas nos da una imagen de que quieren quedar bien delante de la sociedad, una simple maniobra electoral que no oculta sus verdaderas pretensiones y de las que deberemos estar más atentos que nunca en esta nueva década del siglo XXI. Los osos han salido de las cavernas y han empezado a cazar. Debemos tener cuidado.

2 comentarios

  1. […] culpa del “follador” (si me permiten la expresión) Berlusconi y de los ultras de la Liga Norte. Ahora, y con una izquierda más fuerte que nunca en el país transalpino, la derecha necesita a […]

  2. […] culpa del “follador” (si me permiten la expresión) Berlusconi y de los ultras de la Liga Norte. Ahora, y con una izquierda más fuerte que nunca en el país transalpino, la derecha necesita a […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: