Justicia Internacional: la levedad del genocidio

Tumbas en el memorial de la matanza de Srebrenica./ Michael Büker

Existen diferentes versiones sobre el origen de la palabra genocidio, pero todas ellas coinciden en situarlo durante la II Guerra Mundial.  Las matanzas perpetradas por el régimen nazi horrorizaron a la sociedad europea y la primera reacción fue buscar palabras para describir lo ocurrido. En general, se atribuye el nacimiento del terminó a Raphael Lemkin, quien lo acuñaría en algún momento entre 1941 y 1944, ya que las fechas varían según las fuentes.

Según la definición de Lemkin, genocidio es “el crimen de destruir grupos nacionales, raciales o religiosos”. El término mezclaba el concepto griego genos (raza, tribu o etnia) y el vocablo latino cidere o caedere (matar). La acepción era poco precisa y Lemkin se preocupó más por el alcance jurídico del crimen, planteándose si debía ser considerado como un delito nacional o internacional, o si la situación de guerra podía ser considerada como un atenuante. Lemkin añadió, sin embargo, dos de los aspectos clave del término, el de “conspiración”, es decir, la existencia de un plan o programa deliberado para exterminar a los citados grupos, y el de “masivo”, crímenes que afectaran a una amplia colectividad.

 
La Convención para la prevención y sanción del delito de Genocidio de 1948, la primera plasmación de este principio en el derecho internacional, pondría más adjetivos a esta tipología de crimen para acotarla con mayor claridad. Así, la convención incluiría a la definición de Lemkin el grupo étnico y aclararía que dentro de genocidio se incluyen la matanza de miembros del grupo; la lesión grave a la integridad física o mental de los miembros del grupo; el sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial; las medidas destinadas a impedir los nacimientos en el seno del grupo o el traslado por fuerza de niños del grupo a otro grupo
 
Desde entonces, como puso de manifiesto Pablo Mediavilla en su artículo en Frontera D “El genocidio como superlativo” la palabra genocidio ha sido utilizada con cierta ligereza para designar numerosos crímenes que a menudo no se correspondían con la definición oficial, pero que en otros casos, su aplicación no estaba clara. La vaguedad, principal problema del derecho, ha afectado también a este concepto universal. 
 
La primera de las características dadas por Lemkin es uno de los principales debates. ¿A partir de cuántas personas se considera masivo? ¿Miles, decenas de miles, millones? La matanza de Srebrenica en 1995, donde fueron asesinadas 8.000 bosnios musulmanes y considerada por el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia como un genocidio en sí mismo, puede dar una idea de la dimensión que se plantea. 
 
Sin embargo, el número no es suficiente para determinar qué se considera como genocidio. No hay que olvidar, por ejemplo, que la Matanza de Srebrenica se dio en un lapso de tiempo reducido (apenas 10 días)  y en una ciudad concreta, cuya población total apenas rebasaba las 50.000 personas. ¿Se hubiera considerado genocidio si las 8.000 muertes se hubieran dado en un territorio más amplio y durante un periodo mayor de tiempo? Probablemente no.
 
La segunda característica afectaría sobre todo a la fase de aportar pruebas del genocidio. ¿Qué documentos o hechos pueden verificar que había efectivamente un plan para destruir a un grupo concreto de población? ¿Qué ocurre si las matanzas son indiscriminadas?
 
 

Calaveras extraídas de una fosa común en Camboya. / Laura Villadiego

 
Esta segunda pregunta lleva directamente a considerar los conceptos de etnia y religión como los realmente definitorios del genocidio. Un buen ejemplo son las Cámaras Extraordinarias de las Cortes de Camboya, más conocidas como Tribunal Internacional de Camboya (aunque en realidad no es un tribunal internacional), que juzgan los dos millones de muertes que se produjeron durante el régimen de los Jemeres Rojos (1975-1979).  Los principales procesados, los cuatro líderes del régimen aún vivos, han sido acusados de crímenes contra la humanidad, crímenes de guerra y genocidio. Sin embargo, éste último se aplica solo a las matanzas de vietnamitas y monjes budistas, unas 60.000 personas del total de dos millones.
 
Las motivaciones políticas o sociales no se incluyen dentro del crimen de genocidio, aunque sí quedan recogidas dentro de los crímenes contra la humanidad, concepto más amplio que en realidad engloba muchos de los aspectos del genocidio. Éste último, sin embargo, ha adquirido con el tiempo un significado más amplio del real y en el imaginario colectivo es utilizado para designar cualquier matanza colectiva, sea cual sea su origen. Dado que los crímenes contra la humanidad y el genocidio tienen una naturaleza jurídica similar (imprescriptibilidad, universabilidad…), legalmente la diferencia es más técnica que real. Sin embargo, para las víctimas, e incluso la población en general, sí tiene gran importancia, ya que a menudo entienden que el genocidio es la categoría más grave de delito y se desilusionan al pensar “lo nuestro se quedó tan solo en un crímen contra la humanidad”.
 
 
 
 
 
 

5 comentarios

  1. […] leyendo en Miradas de Internacional MeneameBitacorasRedditDeliciousGoogle […]

  2. […] Justicia Internacional: la levedad del genocidio miradasdeinternacional.wordpress.com/2011/09/16/justicia-…  por Magnolia98 hace nada […]

  3. […] a la eliminación de los mismos como grupo por cuestiones de religión y etnia. Por tanto, la definición del delito de genocidio y su sanción penal internacional deberían poder llevarse a […]

  4. […] se ha visto en uno de los artículos recientemente publicados, el término genocidio nació para acotar un delito concreto y su uso se ha extendido más allá de […]

  5. […] a la eliminación de los mismos como grupo por cuestiones de religión y etnia. Por tanto, la definición del delito de genocidio y su sanción penal internacional deberían poder llevarse a […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: