Justicia Internacional: ¿Es genocidio lo que sucede en Palestina?

Muro que separa Israel y Palestina en Cisjordania. / Justin McIntosh

Por Alejandra Hernámperez

“El sionismo profesa que los judíos tienen derecho exclusivo a mi tierra natal. Cualquier judío tiene el derecho automático de ir a quedarse en “Israel”. Mis parientes, que fueron expulsados en 1948, no tienen ese derecho. Si eso no es racismo, ¿qué es?” Carta al New York Times, 5 de septiembre, 2001

El conflicto palestino-israelí no es una situación nueva. Es un conflicto enquistado desde hace décadas cuya solución no será rápida ni tranquila. La violación diaria de los derechos humanos que ejerce el ejército israelí contra la población palestina, con la aprobación del estado de Israel, bloquea cualquier intento de paz y las ofensas van desde descalificativos racistas a ataques a sus sitios sagrados, destrucción de sus mezquitas, demolición de sus casas, destrucción de sus tierras, cultivos, negación del derecho de residencia, detenciones y arrestos masivos, asesinatos selectivos, control ilegal de la explotación de los recursos naturales que se encuentran en Territorio Palestino (TPO); abusos verbales… En todas estas acciones se pone de claro manifiesto la “intención de destruir al grupo”.

Pero los palestinos no sólo sufren estas violaciones de sus derechos por parte del ejército, sino que también hay una serie de medidas administrativas discriminatorias, como las restricciones a la libertad de movimiento y circulación, la denegación de la condición de “palestino” y la separación de facto de las poblaciones del TPO –Franja de Gaza, Cisjordania y Jerusalén Este-. O sanciones penales como son el caso de los asesinatos selectivos o los castigos colectivos. Otra medida es la no vuelta de los refugiados palestinos que incumple la resolución 194 de la Asamblea General de Naciones Unidas; otra forma de desmembrar al grupo palestino.

 El estado de Israel tiene ratificado el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (Naciones Unidas 1966) en el que en su artículo 2 expone “que tendrán que proteger dichos derechos sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión pública o de otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición social”. Este precepto legal, sin embargo, no es utilizado para la población palestina, ya que son considerados “inmigrantes” en su propia tierra.

 ¿Qué es el genocidio? Según el Estatuto de la Corte Penal Internacional, el genocidio es “cualquiera de los actos… con la intención de destruir total o parcialmente un grupo nacional, étnico, racial o religioso…”. Se incluye también la asociación para cometer genocidio, la instigación directa y pública para cometerlo, la tentativa y la complicidad de su perpetración.

Entonces ¿se puede considerar genocidio o no lo que sucede en Palestina? Para responder a esta pregunta hay que plantear antes dos cuestiones previas: ¿existe la intención de destruir a los palestinos? y ¿qué significado tiene destruir? ¿Nos referimos a una destrucción física o va más allá?

 Queda bastante latente que, tras las constantes violaciones de los derechos humanos a la población palestina, la finalidad de dichas acciones es la destrucción del grupo. Y no sólo una destrucción física de él, como se puede apreciar en referencia a los asesinatos selectivos, sino una destrucción del palestino como nación, con una serie de derechos inalienables y con libre determinación, tal y como lo ampara la Asamblea de Naciones Unidas.

El gobierno de Israel no ha declarado explícitamente la finalidad de destruir a los palestinos, pero las consecuencias de sus actos contribuyen a la eliminación de los mismos como grupo por cuestiones de religión y etnia. Por tanto, la definición del delito de genocidio y su sanción penal internacional deberían poder llevarse a cabo.

El problema que se plantea ahora es que el Estado de Israel no ha ratificado el Estatuto de Roma, o lo que es lo mismo, el Estatuto de la Corte Penal Internacional por lo que no dejará que nadie juzgue a sus nacionales y seguirá impune como hasta ahora.

Una respuesta

  1. Pretendía comentar y puntualizar pero el artículo está tan insultantemente equivocado que es obvio que solo expone la versión palestina mas radical que no merece ni el esfuerzo del debate. La autora por lo visto nunca ha pisado Israel ni la tierra de sus vecinos, mucho menos estudiado la historia ni escuchado a Alan Dershowitz o similares. A ver si en el próximo artículo si hace sus deberes…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: