Adhesión a la UE: Macedonia

Bandera de Macedonia / Fuente: Flickr, keepwaddling1

Bandera de Macedonia / Fuente: Flickr, keepwaddling1

Este país adquirió su independencia de Yugoslavia el 8 de septiembre de 1991. A pesar de hacerlo bajo el nombre de “República de Macedonia”, el reconocimiento oficial de la ONU se produjo con la denominación de “Antigua República Yugoslava de Macedonia”, por un conflicto con Grecia a este respecto.

El 9 de abril de 2001 se convierte en el primer Estado no comunitario en firmar el Pacto de Asociación y Estabilización. El 22 de marzo de 2004 solicita formalmente su adhesión a la Unión Europea, y se inicia el procedimiento que culminará en el dictamen de la Comisión de 9 de noviembre de 2005. Apenas un mes después, el 16 de diciembre de 2005, el Consejo Europeo concede al país la condición de candidato.

No es hasta octubre de 2009 cuando la Comisión recomienda la apertura de negociaciones para la adhesión de la ARYM como Estado miembro. Y es que las dificultades no se circunscriben tan solo al ámbito interno, sino también a las relaciones internacionales.
Sigue leyendo

Adhesión a la UE: Montenegro

Cartel de bienvenida a Montenegro / Fuente: Flickr, (rinse)

Cartel de bienvenida a Montenegro / Fuente: Flickr, (rinse)

Este país de apenas 14.000 kilómetros cuadrados (una superficie aproximada a la mitad de Galicia) proclamó su independencia el 3 de junio de 2006. Como Estado conjunto con Serbia, ya estaba involucrado en el Proceso de Estabilización y Asociación. Sin embargo, tras su separación, Montenegro ha tenido que partir desde cero nuevamente, firmando el mencionado acuerdo el 15 de octubre de 2007.

Durante el 2008, las conversaciones entre el país y la Unión Europea van enfocadas hacia la liberalización de los visados, así como a acuerdos comerciales. No en vano, las exportaciones montenegrinas a la UE constituían en 2007 un 57% de su PIB.
Sigue leyendo

Adhesión a la UE: Islandia

Bandera de Islandia / Fuente: Flickr, ezioman

Islandia se encuentra en una posición favorable para acceder con relativa facilidad al estatus de Estado miembro de la Unión Europea. Ya en 1970 este país pasó a integrar la Asociación Europea de Libre Comercio, sumándose más tarde (1994) al Espacio Económico Europeo. También es miembro del espacio Schengen, mediante el cual garantiza a sus ciudadanos la libertad para viajar y trabajar en el resto de países de la Unión, así como los ciudadanos comunitarios pueden hacerlo allí sin mayores problemas.

En el aspecto comercial, Islandia se encuentra integrada de facto en la UE. De cada tres relaciones comerciales que establece este país, dos de ellas se producen con otro Estado miembro de la Unión. Miembro fundador de la OTAN, ha firmado también otros tratados de colaboración con la UE en materias de educación o medio ambiente.

Actualmente, el aspecto que lastra en mayor medida la adhesión islandesa es las graves repercusiones que la crisis económica y financiera de 2008 ha tenido en este país. La escasa regulación del sector financiero y el alto porcentaje que éste representaba para la economía nacional han llevado a tasas de deuda públicas superiores al 130% sobre su Producto Interior Bruto, consecuencia de la nacionalización de los bancos. En la actualidad, las estimaciones siguen mostrando un incremento de su deuda pública, situándose en el 124% sobre el PIB durante el año 2011. Pese a ello, la Unión considera que Islandia posee una “economía de mercado viable”, aunque se le exige que realice reformas en el ámbito financiero y presupuestario.

Sigue leyendo

Adhesión a la UE: Procedimiento

La Torre Eiffel se engalanó durante la Presidencia de turno francesa, en 2008 / Fuente: Flickr, KLMircea

La Torre Eiffel se engalanó durante la Presidencia de turno francesa, en 2008 / Fuente: Flickr, KLMircea

Según el artículo 49 del Tratado de la Unión Europea, “cualquier Estado europeo que respete los valores mencionados en el artículo 2 y se comprometa a promoverlos podrá solicitar el ingreso como miembro en la Unión”. Además, deberá cumplir los principios sobre los que se basa la Unión Europea, contemplados en el artículo 6.1 del mismo Tratado (que se remite a la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea), es decir, la dignidad humana, la libertad, la igualdad y la solidaridad, la democracia y el Estado de Derecho.

Por otra parte, el país europeo que se postule como candidato debe cumplir los criterios establecidos en el Consejo Europeo de Copenhague en 1993, completados dos años después en su homólogo celebrado en Madrid. Se resumen en:

  • Criterios políticos: Deben existir instituciones estatales estables que garanticen la protección de las minorías, los derechos humanos, la democracia y el Estado de Derecho.
  • Criterios económicos: el país debe proteger una economía de mercado, tener capacidad para afrontar la presión de la competencia y a las fuerzas del mercado en la Unión Europea.
  • Capacidad para asumir las obligaciones propias de un Estado miembro, y de adherirse a los distintos objetivos de la UE
  • Adopción del cuerpo legislativo europeo y su aplicación efectiva mediante las instituciones pertinentes.

A todo esto, debe sumarse la condición de que la Unión Europea tenga capacidad de absorber e integrar al nuevo Estado miembro sin perjuicio del funcionamiento institucional. Sigue leyendo

Adhesión a la UE: Introducción

Bandera de la UE / Fuente: Flickr, openDemocracy

Comenzamos hoy un repaso a la situación actual de la Unión Europea y a los países que aspiran a formar parte de ella.

El pasado tiende, con frecuencia, a conectarse con el futuro.

“¿No será esta aparente decadencia [de los estados europeos] la crisis bienhechora que permite a Europa ser literalmente Europa? La evidente decadencia de las naciones europeas, ¿no era a priori necesaria si algún día habían de ser posibles los Estados Unidos de Europa, la pluralidad europea sustituida por su unidad formal” (José Ortega y Gasset, La rebelión de las masas, 1930)

El 9 de mayo de 1950, el Ministro de Asuntos Exteriores francés, Robert Schuman, propuso la integración de las economías germana y gala en el ámbito del carbón y el acero, de forma que supusiera un seguro para evitar una nueva Guerra Mundial entre dichas potencias. Se llevaría a cabo en 1951, con el Tratado de París, por el que nacía la CECA (Comunidad Europea del Carbón y el Acero). Este acuerdo sería el germen del viejo sueño de una Europa unida, que ya mencionaba Ortega y Gasset como algo deseable a finales de la década de los 20.

En 1957, mediante el Tratado de Roma, nace la CEE (y sus órganos principales: Comisión, Consejo, Asamblea…) y la Euratom. Francia, Países Bajos, Bélgica, Luxemburgo, Italia y la RFA firmaron el acuerdo, creando la ‘Europa de los Seis’, y estableciendo la libre circulación de bienes y la adopción de la PAC. En 1973, se sumaban Reino Unido, Dinamarca e Irlanda; en 1981, Grecia; y en 1986 fue el turno de España y Portugal, dando lugar a la ‘Europa de los Doce’.

En 1986 se aprueba el Acta Única, mediante el que se modificaba el Tratado de París y el de Roma. Seis años más tarde, el Tratado de Maastricht ampliaría las competencias y funciones de la recién denominada “Unión Europea”. En 1995, bajo su marco legal, se incorporarían Austria, Finlandia y Suecia.

El Tratado de Amsterdam se aprueba en 1997, y entra en vigor en 1999. Dos años más tarde, se ratifica el Tratado de Niza, y en 2004 las nuevas adhesiones conforman la ‘Europa de los 25’. Será en 2007 cuando se alcanzaría el actual número de 27 Estados miembros, con la incorporación de Bulgaria y Rumanía.

Pero es hora de empezar a mirar hacia el futuro. Cinco países ostentan la categoría de “candidatos” para formar parte de esta coalición de Estados (Croacia, Islandia, Turquía, Macedonia y Montenegro), mientras que otros cuatro aspiran a serlo (Serbia, Kosovo, Albania y Bosnia Herzegovina). Para lograr integrarse en la Unión Europea, primero han de superar una larga lista de trámites y condiciones, que explicaremos en nuestra próxima entrega.

Los retos de la UE en el año en que el euro cumple una década

Moneda conmemorativa del décimo aniversario del euro. / Foto: BCE

Ya se da por hecho que 2012 no será un año bueno para la Unión Europea. La asfixia financiera y el castigo de los mercados por la falta de un plan creíble hacen prever más tensiones y mayores compromisos a nivel comunitario. La crisis financiera internacional, que tuvo su punto de eclosión en Estados Unidos con la caída de Lehman Brothers, ha sabido reinventarse y perdurar en el tiempo trasladando su foco más candente al continente europeo tras la espiral griega de déficit, estadísticas falsas y deudas desorbitadas. El trader de bolsa Josef Ajram afirmó en el programa Salvados que los mercados han abandonado su empeño por especular con los grandes bancos al darse cuenta de que pueden obtener mucho más si van directamente contra un estado. Sigue leyendo

¿Chinos o taiwaneses?

Ma Ying-jeou, presidente de Taiwán y candidato a la reelección./ Dominio público

Taiwán se enfrenta hoy a unas elecciones presidenciales y legislativas que serán decisivas no sólo en sus futuras relaciones con China, sino en la política de toda la región. La cuestión no es baladí, ya que Taiwán lleva en un limbo jurídico y diplomático desde que en 1949 los comunistas ganaron la guerra civil en China y los partidarios de la República, con el Kuomintang a la cabeza, huyeron a la pequeña isla para reorganizarse y reconquistar el continente. Y allí se han mantenido desde entonces, estableciéndose de forma independiente, al menos de facto, como la República de China (frente a la República Popular China comunista), aunque sin el reconocimiento de la mayor parte de la comunidad internacional. Sigue leyendo

El asedio de Damasco

Manifestacion en Baniyas, Siria, en abril de 2011. / Flickr/ Syrian Freedom

Por Diego Fossati*

No es el relato de algún acontecimiento ocurrido siglos atrás; por el contrario, es la situación en la que el gobierno de Damasco se encuentra luego de hacer oídos sordos a las recomendaciones desde el exterior respecto al camino que debería recorrer el gobierno de Bashar al-Assad y a los ejemplos de los regímenes que han caído desde el inicio de la Primavera Árabe. Si bien, el “asedio” no se manifiesta desde lo militar (por ahora) como el nombre realmente lo describe, sí se encuentra en una encrucijada diplomática y económica que cada vez le deja menos libertad de acción al presidente sirio que, a medida que el tiempo transcurre, parece entender menos el lenguaje del diálogo. Sigue leyendo

El Top Ten de las entradas más leídas en 2011

La economía ha sido el tema estrella de este 2011.

2011 ya es historia y nosotros nos vemos obligados a hacer un resumen del que ha sido nuestro segundo año de vida en la red. En primer lugar agradecer a nuestros lectores su fidelidad y su interés por nuestras entradas. Vivimos en un mundo interconectado y es importante saber qué están haciendo nuestros hermanos en otros puntos del planeta a sabiendas que sus decisiones pueden afectar a nuestro modo de vida en un abrir y cerrar de ojos (¿qué mejor ejemplo, aunque es triste reconocerlo, que la crisis de las hipotecas sub-prime?). El pensamiento provinciano murió en los noventa y, aunque España sigue siendo un país con gran tradición de mirarse al ombligo, cada vez somos más los que nos preocupamos por lo que pasa a nuestro alrededor. Sigue leyendo

2011: Un año complicado para Europa

Por Vicente Nieves

Deuda de las Administraciones Públicas. Elaboración propia, con datos del INE

El año 2011 será recordado en el ámbito económico por la crisis de deuda soberana vivida en Europa. Una crisis que ha dejado a la moneda única herida, pero no muerta. Europa está dando los pasos necesarios para llegar a la esperada unión fiscal, compartir políticas de gastos e ingresos que hagan de la Unión Europea una unión real, y no solo una unión monetaria que es muy bonita y eficaz para las exportaciones alemanas, pero que puede hacer mucho daño si los países de Europa se comportan de formas distintas y, por tanto, necesitan políticas diferentes.

Por ahora ha quedado claro que sin una unión fiscal se producen grandes divergencias en las economías de la zona euro, y mientras que unos países necesitan políticas monetarias expansivas, otros prefieren las contractivas. Este año que acaba de terminar ha sido el mejor ejemplo de estos desequilibrios, Alemania ha presionado al BCE para que subiese el tipo de interés del dinero. Y es que Angela Merkel y los germanos no consiguen olvidar la hiperinflación que vivieron entre 1920 y 1923. Por otro lado, los países con mayor dificultad para volver a la senda del crecimiento como España, Italia o Portugal necesitan unos tipos cercanos a cero para reactivar el crédito y el consumo.

En esta lucha Alemania suele salirse con la suya, es la primera economía de la zona euro y ello quedó patente en las decisiones del BCE. Mientras que la Reserva Federal de Estados Unidos mantuvo los tipos a cero y prometió mantenerlos así hasta 2013, el BCE, presidido entonces por Jean Claude Trichet, elevó el precio del dinero en abril de 2011 en 25 puntos hasta el 1,25%, para volver a repetir el mismo movimiento en julio, alcanzado el tipo de interés el 1,5%. Todo hacía presagiar que Europa estaba saliendo con fuerza de la crisis y la inflación podía ser el problema más grave, pero el débil crecimiento de algunos países y su creciente endeudamiento devolvieron a la realidad a los mandatarios de la UE. Ya con Mario Draghi como presidente del BCE, la institución europea rectificó y rebajó los tipos en dos ocasiones a final de año, y ahora el precio del dinero vuelve a estar en el 1%.

Sigue leyendo