Sikorski anima a una verdadera “Unión” de Europa

Sikorski, pronunciando su discurso el 28 de noviembre de 2011

Sikorski, pronunciando su discurso el 28 de noviembre de 2011 / Fuente: Flickr, PolandMFA

Por Vicente Nieves

El Ministro de Asuntos Exteriores de Polonia pronunció un discurso el pasado mes de noviembre que ha traído cola. Dedicó unas líneas emotivas en las que queda patente su europeísmo y el del Gobierno polaco. Radek Sikorski, este es su nombre, defiende que la ampliación de la Unión Europea y el euro no han sido los causantes de la crisis, sino más bien todo lo contrario. Este crecimiento fronterizo y monetario ha conseguido retrasar el estallido de las turbulencias financieras y puede ayudarnos a salir de la depresión económica que vive toda la zona, casi toda la UE.

El Ministro de Exteriores comenta que el euro y la ampliación han provocado el aumento de las exportaciones de los países que formaban parte de la UE 15 a países de la UE 10. Todo ello es cierto, pero no todo ha sido positivo. La unión monetaria y fronteriza ha creado una visión de Europa como un solo ente, en el que invertir en cualquiera de sus zonas o países tiene los mismos riegos. Esta es una visión un tanto engañosa, se corre más riesgo de impago comprando un bono portugués que uno holandés, por eso la diferencia en la rentabilidad entre unos y otros. Aunque en este caso también han sido los inversores los que han cometido el error de equiparar la solvencia de Grecia o Portugal a la de Alemania u Holanda por formar parte de la misma institución. Los inversores han confiado en el respaldo de los países más fuertes de la zona euro en caso de impago de los más débiles, esto es el conocido como “riesgo moral”, los inversores arriesgaban invirtiendo en activos de países con solvencia limitada, pensando que si algo le ocurría a Grecia, la UE saldría al rescate y no perderían su dinero. La verdad es que no se han equivocado mucho hasta ahora.

Mientras, el euro ha servido para eliminar las oscilaciones en los tipos de cambio, algo que podía entorpecer el libre comercio dentro de Europa. De modo que con el euro todos los europeos importamos y exportamos al mismo tipo de cambio. El problema es que con el nacimiento de la moneda única también nació una política monetaria única para países con economías y estructuras diferentes. En ocasiones algunos países pueden necesitar políticas monetarias expansivas y otros no, o políticas restrictivas y otros no. Por eso, el Ministro Sikorski está muy acertado al reclamar una unión real de Europa, una unión fiscal en la que las instituciones europeas tengan más poder y presencia, dando la competencia a la Comisión Europea para hacer cumplir el 3% de déficit, que han incumplido en el pasado Francia y Alemania sin ser sancionados.

El Ministro menciona también las medidas dolorosas que se tomaron en Polonia para llegar a ser lo que hoy en día son, privatizaciones, reformas, etc. Aquí, Sikorski, hace un guiño a la austeridad que está pidiendo Alemania a los países del sur, para completar la consolidación fiscal de estas naciones. Hay que tener unas cuentas equilibradas para conseguir un crecimiento sano, basado en mejoras de la productividad y la competitividad y no tan solo en el consumo y la inversión. Con un crecimiento de este tipo, con déficits mínimos y una deuda pública decreciente, la política monetaria del BCE será igual de eficaz para todos los países de la zona euro, porque nuestras economías tendrán necesidades muy parecidas.

Al final, Sikorski termina pidiendo a Alemania que ayude, que ponga su granito de arena para que la UE salga de este momento complicado. Y es que Alemania se ha beneficiado durante años de las ampliaciones y de la creación de euro. Alemania ha incrementado en cantidades industriales sus exportaciones a todos los socios de la zona euro desde la creación de la moneda única, gracias a esta colaboración los germanos han mantenido a lo largo del tiempo una tasa de paro tan reducida. Ahora es cuando le toca a Alemania, la economía más grande de Europa se encuentra en una buena situación. Todos confían en su solvencia. Por eso debería ser más flexible y dar mayor competencia al BCE para que ayude a reactivar el crédito.

Además, tendría que comenzar a incentivar su demanda interna. Esta decisión desencadenaría un incremento de las importaciones alemanas de bienes y servicios de los países europeos que peor lo están pasando, para reactivar la economía de estas zonas. Si todos somos austeros y reducimos los gastos, nadie importa y la depresión económica continúa. Y más ahora que los países emergentes van a registrar crecimientos menores a los esperados para los próximos años.

En definitiva, el discurso está cargado de europeísmo. El Ministro pide una verdadera unión de los países europeos como en su momento lo hicieron Estados Unidos y Suiza. Que las naciones más solventes y en mejor posición ayuden a las más necesitadas, otorgando mayor protagonismo y competencias a la Comisión, el Consejo y al Tribunal. Solo mediante esta integración y delegación de competencias se conseguirá un funcionamiento eficaz de la Unión Europea. Si no damos poder a estas instituciones todo quedará en un buen intento por construir una Europa unida.

Una respuesta

  1. No soy un patriota español en absoluto (no mientras vivamos en régimen monárquico) pero no quiero ser miembro del mismo estado de los franceses que insultan a nuestros deportistas ni de los orgullosos alemanes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: