Perfilando el posible escenario de una Europa sin Merkozy

Angela Merkel y Nicolas Sarkozy. Foto: Wikipedia

Segundo en las encuestas y con el Frente Nacional de Le Pen adaptando su discurso para arañarle votos, el presidente francés lucha contracorriente para aumentar el espectro de la aceptación de su gestión política al frente del Elíseo durante los últimos cinco años. De momento, ni el anuncio de la tasa a las transacciones financieras ni la implicación personal de Angel Merkel en la campaña de su partido han servido para aumentar su popularidad.

Un lustro después de que estallara una inédita crisis financiera internacional, el dogma seguido por los líderes europeos ha sido el del recorte del déficit y la reducción de la deuda a través de unos ajustes draconianos en forma de recortes que están padeciendo principalmente los ciudadanos. Y todo, a base de forzar acuerdos nada fáciles a 27 siguiendo las pistas a los mercados en el esfuerzo por recuperar la confianza en la inversión.

En medio de este aluvión nace la pareja ‘Merkozy’, los líderes políticos de los dos países de la Unión que  han marcado la marcha y rumbo de la integración europea. Angela Merkel y Nicolas Sarkozy, unidos por el color político y ambos decididos a llevar la iniciativa respecto al futuro del continente, muy pendientes de las encuestas internas y midiendo los efectos que cada medida que toman a nivel europeo pueda tener sobre los próximos comicios locales o regionales que disputen sus partidos en sus respectivos países.

Sarkozy cuenta con un delicado margen de maniobra tras ver cómo su empeño personal por mantener la triple A en la calificación de la deuda soberana de Francia ha sido frustrado por parte de las agencias de calificación tras varios meses de contención.

El ascenso del socialista François Hollande en la escena política francesa trae ideas renovadas en el debate ideológico que se está librando en la UE para salir de la crisis. Merkel y Sarkozy ya han introducido en su discurso las expresiones ‘creación de riqueza’ y ‘generación de empleo’, rendidos ante la evidencia de que la austeridad no será la receta adecuada para librar la recesión. Sin embargo, no acaban de encontrar una fórmula para aunar recortes con crecimiento.

Si bien hay pocas dudas de que seguirá siendo Berlín quien lleve el timón de la UE, un relevo de su hasta ahora principal aliado político seguro que enriquecerá el debate sobre los pasos que debe seguir Europa en la crisis de la deuda soberana. Y aunque Merkel seguirá contando con el apoyo de líderes de grandes países europeos de su color político como Monti o Rajoy, el eje franco-alemán es el que está llamado a intentar conseguir un consenso y un discurso unificado por lo simbólico de estos dos países a lo largo de la historia de la construcción europea.

Con todo, desde Miradas de Internacional seguiremos de cerca el desarrollo de las primarias presidenciales francesas ya que, a pesar de la ventaja de Hollande en las encuestas, una importante variable a tener en cuenta es la fragmentación de la izquierda en el país galo, una fragmentación que fue decisiva en 2002, cuando llevó a Francia a una segunda vuelta entre Chirac y Le Pen a pesar de que el socialdemócrata Jospin partía como claro favorito.

Una respuesta

  1. […] También puedes leer este post en Miradas de Internacional. Share this:TwitterFacebookMe gusta:Me gustaSé el primero en decir que te gusta esta post. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: