Perfilando el posible escenario de una Europa sin Merkozy

Angela Merkel y Nicolas Sarkozy. Foto: Wikipedia

Segundo en las encuestas y con el Frente Nacional de Le Pen adaptando su discurso para arañarle votos, el presidente francés lucha contracorriente para aumentar el espectro de la aceptación de su gestión política al frente del Elíseo durante los últimos cinco años. De momento, ni el anuncio de la tasa a las transacciones financieras ni la implicación personal de Angel Merkel en la campaña de su partido han servido para aumentar su popularidad.

Sigue leyendo

Sikorski anima a una verdadera “Unión” de Europa

Sikorski, pronunciando su discurso el 28 de noviembre de 2011

Sikorski, pronunciando su discurso el 28 de noviembre de 2011 / Fuente: Flickr, PolandMFA

Por Vicente Nieves

El Ministro de Asuntos Exteriores de Polonia pronunció un discurso el pasado mes de noviembre que ha traído cola. Dedicó unas líneas emotivas en las que queda patente su europeísmo y el del Gobierno polaco. Radek Sikorski, este es su nombre, defiende que la ampliación de la Unión Europea y el euro no han sido los causantes de la crisis, sino más bien todo lo contrario. Este crecimiento fronterizo y monetario ha conseguido retrasar el estallido de las turbulencias financieras y puede ayudarnos a salir de la depresión económica que vive toda la zona, casi toda la UE. Sigue leyendo

Adhesión a la UE: Macedonia

Bandera de Macedonia / Fuente: Flickr, keepwaddling1

Bandera de Macedonia / Fuente: Flickr, keepwaddling1

Este país adquirió su independencia de Yugoslavia el 8 de septiembre de 1991. A pesar de hacerlo bajo el nombre de “República de Macedonia”, el reconocimiento oficial de la ONU se produjo con la denominación de “Antigua República Yugoslava de Macedonia”, por un conflicto con Grecia a este respecto.

El 9 de abril de 2001 se convierte en el primer Estado no comunitario en firmar el Pacto de Asociación y Estabilización. El 22 de marzo de 2004 solicita formalmente su adhesión a la Unión Europea, y se inicia el procedimiento que culminará en el dictamen de la Comisión de 9 de noviembre de 2005. Apenas un mes después, el 16 de diciembre de 2005, el Consejo Europeo concede al país la condición de candidato.

No es hasta octubre de 2009 cuando la Comisión recomienda la apertura de negociaciones para la adhesión de la ARYM como Estado miembro. Y es que las dificultades no se circunscriben tan solo al ámbito interno, sino también a las relaciones internacionales.
Sigue leyendo

Adhesión a la UE: Montenegro

Cartel de bienvenida a Montenegro / Fuente: Flickr, (rinse)

Cartel de bienvenida a Montenegro / Fuente: Flickr, (rinse)

Este país de apenas 14.000 kilómetros cuadrados (una superficie aproximada a la mitad de Galicia) proclamó su independencia el 3 de junio de 2006. Como Estado conjunto con Serbia, ya estaba involucrado en el Proceso de Estabilización y Asociación. Sin embargo, tras su separación, Montenegro ha tenido que partir desde cero nuevamente, firmando el mencionado acuerdo el 15 de octubre de 2007.

Durante el 2008, las conversaciones entre el país y la Unión Europea van enfocadas hacia la liberalización de los visados, así como a acuerdos comerciales. No en vano, las exportaciones montenegrinas a la UE constituían en 2007 un 57% de su PIB.
Sigue leyendo

Adhesión a la UE: Islandia

Bandera de Islandia / Fuente: Flickr, ezioman

Islandia se encuentra en una posición favorable para acceder con relativa facilidad al estatus de Estado miembro de la Unión Europea. Ya en 1970 este país pasó a integrar la Asociación Europea de Libre Comercio, sumándose más tarde (1994) al Espacio Económico Europeo. También es miembro del espacio Schengen, mediante el cual garantiza a sus ciudadanos la libertad para viajar y trabajar en el resto de países de la Unión, así como los ciudadanos comunitarios pueden hacerlo allí sin mayores problemas.

En el aspecto comercial, Islandia se encuentra integrada de facto en la UE. De cada tres relaciones comerciales que establece este país, dos de ellas se producen con otro Estado miembro de la Unión. Miembro fundador de la OTAN, ha firmado también otros tratados de colaboración con la UE en materias de educación o medio ambiente.

Actualmente, el aspecto que lastra en mayor medida la adhesión islandesa es las graves repercusiones que la crisis económica y financiera de 2008 ha tenido en este país. La escasa regulación del sector financiero y el alto porcentaje que éste representaba para la economía nacional han llevado a tasas de deuda públicas superiores al 130% sobre su Producto Interior Bruto, consecuencia de la nacionalización de los bancos. En la actualidad, las estimaciones siguen mostrando un incremento de su deuda pública, situándose en el 124% sobre el PIB durante el año 2011. Pese a ello, la Unión considera que Islandia posee una “economía de mercado viable”, aunque se le exige que realice reformas en el ámbito financiero y presupuestario.

Sigue leyendo

Adhesión a la UE: Procedimiento

La Torre Eiffel se engalanó durante la Presidencia de turno francesa, en 2008 / Fuente: Flickr, KLMircea

La Torre Eiffel se engalanó durante la Presidencia de turno francesa, en 2008 / Fuente: Flickr, KLMircea

Según el artículo 49 del Tratado de la Unión Europea, “cualquier Estado europeo que respete los valores mencionados en el artículo 2 y se comprometa a promoverlos podrá solicitar el ingreso como miembro en la Unión”. Además, deberá cumplir los principios sobre los que se basa la Unión Europea, contemplados en el artículo 6.1 del mismo Tratado (que se remite a la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea), es decir, la dignidad humana, la libertad, la igualdad y la solidaridad, la democracia y el Estado de Derecho.

Por otra parte, el país europeo que se postule como candidato debe cumplir los criterios establecidos en el Consejo Europeo de Copenhague en 1993, completados dos años después en su homólogo celebrado en Madrid. Se resumen en:

  • Criterios políticos: Deben existir instituciones estatales estables que garanticen la protección de las minorías, los derechos humanos, la democracia y el Estado de Derecho.
  • Criterios económicos: el país debe proteger una economía de mercado, tener capacidad para afrontar la presión de la competencia y a las fuerzas del mercado en la Unión Europea.
  • Capacidad para asumir las obligaciones propias de un Estado miembro, y de adherirse a los distintos objetivos de la UE
  • Adopción del cuerpo legislativo europeo y su aplicación efectiva mediante las instituciones pertinentes.

A todo esto, debe sumarse la condición de que la Unión Europea tenga capacidad de absorber e integrar al nuevo Estado miembro sin perjuicio del funcionamiento institucional. Sigue leyendo

Adhesión a la UE: Introducción

Bandera de la UE / Fuente: Flickr, openDemocracy

Comenzamos hoy un repaso a la situación actual de la Unión Europea y a los países que aspiran a formar parte de ella.

El pasado tiende, con frecuencia, a conectarse con el futuro.

“¿No será esta aparente decadencia [de los estados europeos] la crisis bienhechora que permite a Europa ser literalmente Europa? La evidente decadencia de las naciones europeas, ¿no era a priori necesaria si algún día habían de ser posibles los Estados Unidos de Europa, la pluralidad europea sustituida por su unidad formal” (José Ortega y Gasset, La rebelión de las masas, 1930)

El 9 de mayo de 1950, el Ministro de Asuntos Exteriores francés, Robert Schuman, propuso la integración de las economías germana y gala en el ámbito del carbón y el acero, de forma que supusiera un seguro para evitar una nueva Guerra Mundial entre dichas potencias. Se llevaría a cabo en 1951, con el Tratado de París, por el que nacía la CECA (Comunidad Europea del Carbón y el Acero). Este acuerdo sería el germen del viejo sueño de una Europa unida, que ya mencionaba Ortega y Gasset como algo deseable a finales de la década de los 20.

En 1957, mediante el Tratado de Roma, nace la CEE (y sus órganos principales: Comisión, Consejo, Asamblea…) y la Euratom. Francia, Países Bajos, Bélgica, Luxemburgo, Italia y la RFA firmaron el acuerdo, creando la ‘Europa de los Seis’, y estableciendo la libre circulación de bienes y la adopción de la PAC. En 1973, se sumaban Reino Unido, Dinamarca e Irlanda; en 1981, Grecia; y en 1986 fue el turno de España y Portugal, dando lugar a la ‘Europa de los Doce’.

En 1986 se aprueba el Acta Única, mediante el que se modificaba el Tratado de París y el de Roma. Seis años más tarde, el Tratado de Maastricht ampliaría las competencias y funciones de la recién denominada “Unión Europea”. En 1995, bajo su marco legal, se incorporarían Austria, Finlandia y Suecia.

El Tratado de Amsterdam se aprueba en 1997, y entra en vigor en 1999. Dos años más tarde, se ratifica el Tratado de Niza, y en 2004 las nuevas adhesiones conforman la ‘Europa de los 25’. Será en 2007 cuando se alcanzaría el actual número de 27 Estados miembros, con la incorporación de Bulgaria y Rumanía.

Pero es hora de empezar a mirar hacia el futuro. Cinco países ostentan la categoría de “candidatos” para formar parte de esta coalición de Estados (Croacia, Islandia, Turquía, Macedonia y Montenegro), mientras que otros cuatro aspiran a serlo (Serbia, Kosovo, Albania y Bosnia Herzegovina). Para lograr integrarse en la Unión Europea, primero han de superar una larga lista de trámites y condiciones, que explicaremos en nuestra próxima entrega.

2011: Un año complicado para Europa

Por Vicente Nieves

Deuda de las Administraciones Públicas. Elaboración propia, con datos del INE

El año 2011 será recordado en el ámbito económico por la crisis de deuda soberana vivida en Europa. Una crisis que ha dejado a la moneda única herida, pero no muerta. Europa está dando los pasos necesarios para llegar a la esperada unión fiscal, compartir políticas de gastos e ingresos que hagan de la Unión Europea una unión real, y no solo una unión monetaria que es muy bonita y eficaz para las exportaciones alemanas, pero que puede hacer mucho daño si los países de Europa se comportan de formas distintas y, por tanto, necesitan políticas diferentes.

Por ahora ha quedado claro que sin una unión fiscal se producen grandes divergencias en las economías de la zona euro, y mientras que unos países necesitan políticas monetarias expansivas, otros prefieren las contractivas. Este año que acaba de terminar ha sido el mejor ejemplo de estos desequilibrios, Alemania ha presionado al BCE para que subiese el tipo de interés del dinero. Y es que Angela Merkel y los germanos no consiguen olvidar la hiperinflación que vivieron entre 1920 y 1923. Por otro lado, los países con mayor dificultad para volver a la senda del crecimiento como España, Italia o Portugal necesitan unos tipos cercanos a cero para reactivar el crédito y el consumo.

En esta lucha Alemania suele salirse con la suya, es la primera economía de la zona euro y ello quedó patente en las decisiones del BCE. Mientras que la Reserva Federal de Estados Unidos mantuvo los tipos a cero y prometió mantenerlos así hasta 2013, el BCE, presidido entonces por Jean Claude Trichet, elevó el precio del dinero en abril de 2011 en 25 puntos hasta el 1,25%, para volver a repetir el mismo movimiento en julio, alcanzado el tipo de interés el 1,5%. Todo hacía presagiar que Europa estaba saliendo con fuerza de la crisis y la inflación podía ser el problema más grave, pero el débil crecimiento de algunos países y su creciente endeudamiento devolvieron a la realidad a los mandatarios de la UE. Ya con Mario Draghi como presidente del BCE, la institución europea rectificó y rebajó los tipos en dos ocasiones a final de año, y ahora el precio del dinero vuelve a estar en el 1%.

Sigue leyendo

Discurso del nuevo ministro de Exteriores, García-Margallo

Primer discurso del nuevo ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, el 22 de diciembre de 2011.

El aniversario del Tratado de Lisboa en plena crisis existencial de la UE

Firma del Tratado de Lisboa en 2007./ Archiwum Kancelarii Prezydenta RP

El 1 de diciembre se cumplen dos años desdela entrada en vigor del Tratado de Lisboa. Un texto que se componía de una serie de artículos y disposiciones jurídicas que daban a la Unión Europea los medios para que Bruselas encontrase el lugar que le correspondía en la escena internacional.

La crisis del rechazo francés y holandés a la Constitución Europea en 2005 parecía sumir al continente en una de las crisis existenciales más graves desde mediados del siglo XX. Pero entonces llegó Angela Merkel dispuesta a sacar adelante los puntos más ambiciosos del tratado fallido y consiguió, mediante la Presidencia rotatoria que ostentaba Berlín, unir voluntades y sacar adelante un proyecto que la consagró en la cúspide del europeísmo. Pero la UE y sobre todo las circunstancias de Angela Merkel han cambiado mucho desde esas negociaciones del Tratado de Lisboa, y en lugar de celebrar el segundo aniversario del mismo, se dedica a recorrer Europa y el mundo hablando de la necesidad de redactar uno nuevo. Se acabó su funcionalidad y ha dejado de ser útil en una UE gobernada por el Consejo Europeo y Merkozy en lugar de la Comisión o el Parlamento. Sigue leyendo

Libro verde sobre los Bonos de Estabilidad

Comisión Europea. Fuente: Flickr, tiseb

La Comisión Europea ha presentado esta mañana el Libro Verde sobre la viabilidad de la introducción de Bonos de Estabilidad. El presidente de la Comisión, Durao Barroso, y el Comisario de Economía, Olli Rehn, han sido los encargados de dar a conocer este documento ante los medios de comunicación. En posterior rueda de prensa, el líder portugués ha aclarado la importancia de los renombrados Eurobonos: “Sin una gobernanza fuerte en la zona euro va a ser difícil, si no imposible, mantener una moneda común”

Ya en sus inicios, el documento recuerda que el debate sobre la emisión conjunta de bonos de deuda a nivel europeo no es nueva. A finales de la década de los 90, el Giovannini Group publicaba un informe donde manejaba distintas opciones para coordinar la deuda soberana de los países de la Unión (aunque el Libro Verde enlaza a una web inexistente, hemos encontrado el informe original). Pero es hoy día, con la crisis de deuda tan potente que está atravesando la zona euro, cuando más necesario se hace revaluar dichas opciones.

Sigue leyendo

Política exterior en elecciones: PSOE

Cartel electoral de Rubalcaba. Fuente: Flickr, Partido Socialista

Terminamos el repaso a los programas electorales minutos antes del fin de la campaña. El Partido Socialista Obrero Español es el más ambicioso en su programa en lo que respecta a la Unión Europea. Proponen una mayor integración fiscal y la unión económica. Aboga por la ampliación del presupuesto comunitario y hallar nuevas fuentes de financiación, como tasas sobre transacciones financieras internacionales o sobre emisiones de CO2 (el único partido que hace mención a este asunto). Propone un Ministerio de Hacienda europeo, y reitera su apoyo a los Eurobonos, así como la creación de una “Agencia Europea de Calificación de Riesgos, que evalúe de forma independiente el estado real de las finanzas de los Estados Miembros”.

Son partidarios de reforzar la política exterior de la Unión Europea bajo una única voz. Pero, si alcanzan la presidencia del Gobierno, proponen:

  • Turquía: Adhesión a la UE. “Es una apuesta estratégica de primer nivel que debería producirse en los más breves plazos”.
  • ONU: Reforma de la organización y del Consejo de Seguridad, para hacerla más versátil.
  • Latinoamérica: Ampliación y consolidación de relaciones.
  • Estados Unidos: Apoyo a la comunidad hispana en este país, y creación de un “Área Trasatlántica de Integración entre la UE y los EEUU”.
  • Brasil: Estrechar relaciones de cooperación en lo económico, comercial y cultural
  • China: Aumentar la presencia empresarial española y el acceso de los productos nacionales, así como fomentar el turismo de sus ciudadanos a España.
  • Sáhara: Solución del conflicto mediante “un acuerdo enre todas las partes, y el respeto a la legalidad internacional”.
  • Oriente Medio: Defensa de la paz en la zona. Reconocimiento definitivo del Estado Palestino.
  • BRIC: “Compromiso de respeto a los derechos humanos, sin renunciar al diálogo crítico cuando resulte necesario”

Ni una palabra sobre Cuba, Siria o Guantánamo.

Manuel Chacón: “España es hoy una colonia de Bruselas”

Logo de FE de las JONS. Fuente: falange.es

Publicamos la última entrevista con representantes políticos antes de estas elecciones generales. Manuel Chacón, cabeza de lista de Falange Española de las JONS al Senado por Córdoba y Delegado Nacional de Relaciones Internacionales y Política Exterior, ha respondido a nuestras preguntas. Al igual que al resto de partidos, agradecemos su atención.

Sigue leyendo

Política exterior en elecciones: Partido Popular

Logo del PP. Fuente: Flickr, PP de Madrid

El Partido Popular deja para el final de su programa, al igual que UPyD, todo lo relativo a política exterior. Comienza con un análisis de la Unión Europea y sus problemas, donde destaca la parte económica. Así, el PP quiere sanear los bancos europeos y regular los productos financieros derivados y las ventas a corto. Proponen “fondos de garantía de depósitos a nivel europeo”. Apuestan también por las reformas de la Política Agrícola Común y la Política Pesquera Común. Defienden las redes de comunicación y transporte transeuropeas y el impulso a la travesía central del Pirineo.

Respecto a las relaciones con Estados fuera de las fronteras de la UE, proponen una Política Exterior Común, que “atienda debidamente a los ámbitos mediterráneo e iberoamericano”. Amén de realizar un “debate anual en las Cortes sobre la estrategia española de política exterior”, sus ideas son:

  • Iberoamérica: Impulso de las relaciones comerciales, económicas y políticas, y enfrentamiento a problemas comunes.
  • Norte de África: Apoyo a la democratización, usando la Transición española como ejemplo
  • Oriente Medio: Impulso del proceso de paz.
  • África Subsahariana: Participación en la “modernización y desarrollo económico, político, cultural, sanitario y científico del continente”.
  • Estados Unidos: Diálogo político bilateral. Apoyo a las empresas españolas de allí, y a las comunidades hispanas.
  • Derechos humanos: “Defensa de los derechos humanos, la democracia y la libertad en el mundo, y en la protección de las minorías que sufren persecución por motivos religiosos o de conciencia”.
  • China: Impulso de las relaciones económicas.
  • Rusia: “Favoreceremos nuevas relaciones comerciales de la UE con Rusia y los países situados al este de la Unión Europea, de Oriente Medio y del Golfo, así como de carácter político y cultural”.
  • Defensa: Papel activo en la OTAN, para promover la cooperación entre dicha organización y la UE. Impulso de la Política Común de Seguridad y Defensa de la Unión Europea. Creación de una “autoridad nacional de no-proliferación”.

No aparecen alusiones a Cuba, a Guantánamo ni al conflicto palestino – israelí. Nada se dice de la protección de los derechos humanos en China ni del conflicto con el Tíbet.

Política exterior en elecciones: UPyD

Logo de UPyD. Fuente: Flickr, robermad1986

Si pudiéramos resumir en una frase las políticas que en materia de asuntos exteriores contempla Unión, Progreso y Democracia en su programa, sería, sin duda, “más Europa“. El partido de Rosa Díez apuesta por una política europea común en el ámbito fiscal, en política exterior, en inmigración y en defensa. Solicita además un pacto de Estado en nuestro país para evitar los bandazos que de cara al extranjero vienen dando nuestros gobiernos de diferente signo político. Y extrapola su petición de listas desbloqueadas para que se empleen también en la elección al Parlamento Europeo.

Fuera de las fronteras continentales, UPyD mantiene estas opiniones

  • Sáhara: se muestra favorable a la autodeterminación del Sáhara Occidental, y exigirá a Marruecos el cumplimiento de las resoluciones de la ONU.
  • Cuba: Apoyo a la oposición democrática.
  • Derechos humanos: Exigirá el respeto de los mismos a todos los gobiernos. Sin embargo, no explicita que sea necesario su cumplimiento para mantener relaciones comerciales.
  • Guinea Ecuatorial: UPyD prestará ayuda para que este país consiga un “régimen verdaderamente libre y representativo”.
  • Oriente Medio: Una de cal y otra de arena. Defiende el derecho de Palestina a convertirse en Estado con las fronteras anteriores a 1967, mientras aboga por la “defensa del derecho del Estado de Israel a la existencia en paz y a su seguridad dentro de las fronteras reconocidas internacionalmente”.

No hay más alusiones a la política exterior, de forma que se echa en falta referencias a regímenes pseudodemocráticos como el de Chávez (como apunta el informe de Freedom House), la posición con respecto a las nuevas democracias árabes, su opinión sobre la represión en Siria o cualquier aspecto relacionado con Estados Unidos, como Guantánamo.